Belleza

El lado oscuro de los certámenes de belleza

Por  | 

Participar en los certámenes de belleza es la ilusión de la mayoría de las niñas; sin embargo, ese mundo oculta muchos pros y contras que nadie admite abiertamente. Si bien el Miss Universo es el concurso anual de este estilo más famoso en el mundo, pues reúne a la mayor cantidad de naciones, también es la asociación que más exigencias tiene para sus candidatas.

El secreto a voces de los certámenes de belleza

Para empezar, el entrenamiento físico que deben seguir las señoritas es arduo y constante. Son asesoradas y atendidas por coachs profesionales, quienes también les asignan un régimen alimenticio muy riguroso. En este sentido, la presión por tener la figura más esbelta se hace muy latente.

régimen alimenticio estricto

Como si fuera poco, la mayoría de los certámenes de belleza son transmitidos por televisión, así que el compromiso es aún mayor. Además, estas jovencitas tienen la responsabilidad de representar a su nación, por lo que el nivel de presión llega a ser desesperante.

Sin embargo, asumir un reto como ese solo lo hacen las mujeres que, además de realmente desearlo con todas sus fuerzas, cuentan con el apoyo financiero de su familia o de patrocinantes, pues los costos para la preparación son elevados. ¿Nunca has escuchado que no existe mujer fea sino pobre? Aunque suene cruel, algo de razón tiene el dicho. Gracias a la moda, la publicidad y los medios de comunicación, los estándares de belleza actuales son casi imposibles e insanos. Una mujer que pese 48 kilos y mida 1,80 metros de estatura no está realmente en un peso saludable.

Es por esto que se vuelve peligroso participar en estos concursos. Quiéranlo o no, las mujeres deben transformar sus cuerpos con cirugías (correctivas o estéticas), blanqueamientos dentales, tratamientos dermatológicos, entre otros, para poder alcanzar el canon de belleza que impone la sociedad.

Y para subir a una tarima junto con otras cuarenta mujeres, no pueden usar cualquier prenda. Deben invertir en los mejores diseños de trajes de gala, zapatos y accesorios, para no pasar desapercibidas, por lo que la cuenta aumente y aumenta. Esta razón ha llevado a más de una a buscar patrocinio en el lugar incorrecto y se suma otro problema a los muchos que esconden los certámenes de belleza.

¿Quiénes ganan con estos concursos?

ganadora Miss Universo

Es cierto que con solo el hecho de participar, a las mujeres se les abren muchas puertas en su vida profesional. Muchas pueden ser contratadas como embajadoras de alguna marca reconocida, otras pueden ser tomadas en cuenta para ser presentadoras de televisión o actrices, algunas pueden llamar la atención de grandes pasarelas (aunque son mundos que difieren en muchas cosas), etc. A fin de cuentas, sí logran un beneficio laboral muy grande, pero ¿a qué precio?

Mientras el dolor de cabeza lo tienen las participantes, su esfuerzo y sus sueños se ven reprimidos por intereses mayores, pues los factores políticos y económicos pueden ser un punto a favor o en contra para que la candidata lleve o no la corona a su nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *