General

Ser o tener un au pair: ¿una relación ganar-ganar?

Por  | 

Es probable que hayas escuchado el término anteriormente, pero ¿te has detenido a indagar sobre lo que significa? Un au pair es una joven (aunque también puede ser un chico) que viaja a otro país y es recibida en casa de una familia afitriona para ayudar con el cuidado de sus hijos y realizar un intercambio cultural.

Entre las ventajas de ser au pair está que la chica o chico aprenderá un idioma nuevo, estudiará en un país extranjero, vivirá experiencias culturales propias del lugar, entre otros. Para la familia anfitriona, tener un au pair en casa es un beneficio para el cuidado y la educación de sus hijos, quienes también podrían aprender otro idioma.

¿Por qué se llaman au pairs?

El término significa “a la par” en francés. Hace referencia a que un joven estudia y trabaja paralelamente, siendo el trabajo el cuidado de los niños. Y sí, todos los au pairs deben estudiar mientras están en el país donde prestarán el servicio.

El origen de esta modalidad se originó en la Europa del siglo XVIII, cuando las familias apoderadas solicitaban señoritas para que ayudaran con el cuidado de sus hijos.

¿Un au pair es lo mismo que una niñera?

A pesar de que puede llegar a confundir, un au pair debe provenir de otro país para que se dé el intercambio cultural, por lo que esa sería la mayor diferencia. Además, durante su estadía, estos jóvenes son prácticamente “adoptados” como un integrante más de la familia, por lo que los au pairs también son llamados “hermanos mayores”.

¿Cómo contactan los au pairs a las familias anfitrionas o viceversa?

Lo hacen por medio de agencias inscritas y avaladas por la IAPA (International Au Pair Association, Asociación Internacional de Au Pairs). Por lo general, son empresas que tienen muchos años trabajando con esta modalidad de cuidado de niños y estudian los perfiles de ambas partes para asegurar que el match sea lo mejor posible con base en sus aplicaciones.

Por otra parte, si bien es cierto que estas agencias aseguran que estos chicos fungirán como “hermanos mayores” de los niños, también es el caso de muchas experiencias negativas, en las que los jóvenes, las familias anfitrionas o ambos, terminaron decepcionados. Pero… ¿por qué?

La verdad detrás de ser un au pair

Muchos jóvenes toman la decisión de convertirse en uno porque es una manera de independizarse y conocer otro país; sin embargo, ha habido muchos casos de chicos que han sido estafados por falsas agencias o por contactar directamente a las familias sin la intervención de una empresa avalada para este fin.

Además, también ha ocurrido que, luego de entrevistas por videoconferencia satisfactorias y de haber establecido ciertos acuerdos previos, al llegar a hogar anfitrión, la convivencia se vuelve una pesadilla y el joven es devuelto a su país de origen.

Peor aún, ha ocurrido que las familias anfitrionas abusan de estos chicos, obligándolos a hacer tareas que no les corresponden, como limpiar la casa o lavar la ropa de todos los integrantes de la familia, cuando la responsabilidad de un au pair debe ser exclusivamente apoyar con el cuidado y la educación de los niños. Cualquier tarea extra debe ser bajo previo acuerdo de ambas partes. Y es por esto que no todo el mundo está preparado para asumir esta responsabilidad.

¿Quiénes necesitan un au pair?

Las familias que tienen varios hijos (de 1 a 4 es lo permitido), pues la carga para los padres puede ser bastante, entonces solicitan este apoyo extra. Y aunque son muchas las familias que buscan au pairs, no contratan a cualquiera. Los jóvenes deben cumplir un perfil, en el que intervienen muchas variables.

Perfil de un au pair

Los requisitos van a depender según el país anfitrión y la agencia que hace el contacto, pero en líneas generales, un au pair debe cumplir con lo siguiente:

  • Tener entre 17 y 26 años (aunque en Canadá pueden tener hasta 39)
  • No tener hijos ni estar casado o comprometido
  • Tener experiencia comprobada de cuidado de niños (referencias laborales y personales)
  • Hablar el nivel básico del idioma del país anfitrión
  • Estudiar o realizar algún curso durante su estadía en el país anfitrión
  • Tener certificado de primeros auxilios, natación y licencia internacional de conducir
  • Entre otros

¿Y qué funciones tiene un au pair?

Principalmente, su responsabilidad engloba el cuidado parcial de los niños, pues es un trabajo con horario. Los au pairs trabajan ayudando a sus familias anfitrionas durante cierta cantidad de horas al día (por lo general, son 30 o 40 semanalmente, varía dependiendo del país) y libran uno o dos días a la semana. También tienen un horario para ir al instituto donde estén estudiando o realizando el curso.

El apoyo que brindan en su hogar temporal es básicamente:

  • Ayudar a los niños a vestirse
  • Llevarlos y/o buscarlos al colegio y a sus actividades extra académicas
  • Bañarlos (si son pequeños)
  • Acostarlos a dormir y leerles cuentos
  • Jugar con ellos y hacer actividades didácticas
  • Enseñarles su idioma (opcional)
  • Entre otros

¿Es una relación en la que todos ganan?

Si ambas partes logran un contrato con el respaldo de una agencia, se respetan y disfrutan de la experiencia, sí lo es. La familia anfitriona consigue el apoyo que necesita, cuenta con una persona responsable y capacitada para hacerlo, además de que comparte un poco de otra cultura. Por su parte, el au pair recibe una remuneración monetaria, además de la ayuda económica para costear sus estudios durante su estadía, alojamiento, manutención, seguro médico y vacaciones pagas en muchos casos, entre otros.

Como si fuera poco, el au pair perfecciona el idioma del país anfitrión, conoce su cultura y hace amistades en el instituto al que asiste y en otros sitios. Por lo general, las agencias de au pairs hacen reuniones mensuales o trimestrales con varios au pairs que se encuentren cerca para que compartan anécdotas e inquietudes.

Finalmente, la recomendación para los jóvenes que estén interesados en ser au pair, es que investiguen muy a fondo sobre el tema, contacten a la familia por medio de una agencia (que esté avalada para esto), se entrevisten con más de una familia para tener varias opciones, cuenten con el apoyo de sus familiares y lo más importante, lo hagan por las razones adecuadas, es decir, que disfruten de compartir con niños y tengan en cuenta la responsabilidad que esto conlleva. De resto, que vivan una experiencia única porque ¡son muchos los buenos recuerdos que se llevarán a casa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *